Marzo 2022. Orientación personal. Tutoría afectiva

En Moreno (1) un grupo de expertos analiza los principios básicos que sirven de guía y evaluación para una personalización eficaz, y entre estos principios se encuentra la orientación, destacando especialmente la orientación personal, frente a la académica y profesional. Para este grupo “la tutoría individualizada orientada al autoconocimiento y a descubrir los propios talentos más allá de lo puramente cognitivo, con el objeto de conseguir una madurez y desarrollo holístico de cada alumno, es clave en una personalización efectiva. Incluye el acompañamiento en el desarrollo de un pensamiento crítico y el cuestionamiento por el sentido, como preparación para la vida adulta” (p. 45).

Esta mirada centrada en las fortalezas, en los talentos, en lo que se puede, está muy alineada con la educación inclusiva y enmarcada en una concepción humanista de la educación.  Constanza Orbáiz (2) en su maravillosa charla TED incide en ese aspecto, para ella “siempre funciona la mirada puesta sobre lo que se puede, porque sobre lo que no se puede, no se construye nada”.

La LOMLOE relaciona los dos aspectos, la orientación y la personalización, en uno de sus principios, destacando “la orientación educativa y profesional de los estudiantes, como medio necesario para el logro de una formación personalizada, que propicie una educación integral en conocimientos, destrezas y valores”. Esta orientación está íntimamente relacionada con la acción tutorial que debe acompañar el proceso educativo de todo el alumnado.

César Coll es uno de los autores que más está profundizando sobre el tema de la personalización y destaca que (3) “en un modelo de aprendizaje personalizado, el alumno es, sobre todo, un aprendiz con voz y con capacidad reconocida y aceptada para participar, a partir de sus características, necesidades, aspiraciones e intereses, en la identificación de sus objetivos de aprendizaje y en la definición y el control del camino para conseguirlos” (p.30). Esto requiere un acompañamiento y un asesoramiento por parte del adulto, no solo en lo cognitivo, sino fundamentalmente en lo emocional. La importancia que los aspectos emocionales tienen en la cognición es un tema abordado desde hace tiempo por las teorías cognitivas.   

Si seguimos haciendo relaciones con la educación inclusiva, es preciso hablar entonces de la ética del cuidado, y por lo tanto esta orientación personal, este acompañamiento y asesoramiento debe hacerse desde una mirada ética, desde los cuidados, desde la escucha, desde el propio cuidado de la vida. En este punto son numerosas las comunidades autónomas que en la actualidad abordan ya el tema de la salud mental en las escuelas (4). Es necesario entonces repensar el diseño de la tutoría para que cumpla este importante papel de autoconocimiento y acompañamiento en el crecimiento personal. Las propuestas que se trabajaron en la entrada del mes de febrero pueden ayudarnos a ello: portafolio de los talentos, diario emocional, diario metacognitivo, DAFO personal, la rueda de la vida, la ventana de Johari…

Otra propuesta interesante es plantear en los centros tutorías afectivas. “Las tutorías afectivas son un recurso de convivencia, que promueve la construcción de espacios emocionales seguros en la vida escolar de aquellos niños y niñas, que por distintos motivos manifiestan dificultades personales en los centros educativos” (5) ¡Qué necesarios son estos espacios emocionales seguros en esta sociedad líquida donde los valores actuales son poco sólidos y la tecnología ha debilitado los vínculos humanos! ¡Qué necesario es que en los centros educativos se aborde el cuidado, la mirada ética, el respeto y el acompañamiento en proyectos de vida! ¡Qué necesario es enseñar y aprender a cuidar la vida! Juan Carlos Castelló (2021) (6) en su libro La tutoría afectiva. Una propuesta ética desde el cuidado nos ofrece una iniciativa concreta para trabajar en el aula desde la escucha de distintas voces.

¿Trabajas por una orientación personal?

Libros citados.

(1) Moreno, A. (2020). Personalizar, un modelo para una educación de calidad en el siglo XXI. Informe Delphi de expertos. Impuls Educació. https://impulseducacio.org/wp-content/uploads/2020/04/INFORME-DELPHI_CAST_DEFf.pdf

(2) Orbáiz, C. (2027). Discapacidad, poder distinto. Charla TED https://youtu.be/4NuF4HD94Qs

(3) Coll, C. (2017). De la atención a la diversidad a la personalización del aprendizaje. Aula de Innovación(267), 29-33.

(4) Prevención, detección e intervención en casos de ideación suicida en el ámbito educativo. Guía para centros escolares. Protocolo de actuación inmediata. (2021) Gobierno de Aragón. Para descargar

(5) Centro Mecey https://www.centromencey.com/tutorias-afectivas/

(6) Castelló, J. C. (2021). La tutoría afectiva. Una propuesta desde la ética del cuidado. Almoina vinatea.

Febrero 2022. Perfiles individuales

«La personalización del aprendizaje enlaza directamente con la tradición de las pedagogías centradas en el niño o el aprendiz y los enfoques y propuestas constructivistas en educación que tanto eco y tanta aceptación han tenido en las últimas décadas» (Coll, 2017). Promover en el aula estas pedagogías es clave para garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, e implica conocer a la persona, ayudarla en su autoconocimiento, y acompañarla en su proyecto de vida.

Este conocimiento debe ayudar al profesorado a personalizar el aprendizaje con un diseño universal de actividades multiniveladas que desarrollen el talento y las capacidades de cada estudiante, pero también para promover en el aula la mentalidad de crecimiento, de la que hablaré en otro momento.

Se ofrecen aquí tres propuestas concretas que pueden trabajarse en el aula dentro de la hora de tutoría. Si te interesa profundizar sobre ellas visita mi site sobre orientación inclusiva, donde las desarrollo con más profundidad en el apartado autoconocimiento y portafolio talentos.

Portafolio del talento (Renzulli & Reis, 2016, 2021)

El portafolio del talento «permite a los profesores y estudiantes trabajar juntos para recopilar, registrar y utilizar información sobre las fortalezas y capacidades de los estudiantes a fin de desarrollar sus intereses y talentos» (Renzulli et al., 2021, p.265).

Además de las propuestas que ofrecen Renzulli y colaboradores en su libro, se propone trabajar sobre el autoconocimiento personal con propuestas variadas ajustadas a la edad del alumnado.

Perfil individual de aprendizaje

El perfil individual de aprendizaje puede formar parte del portafolio del talento.

Se puede trabajar con un diario que ayude al conocimiento personal, reflexionando sobre cómo soy, qué palabras me definen, intereses, talentos, pasiones, deseos, aspiraciones…, y anotar también fortalezas y debilidades.

Otra posibilidad podría ser hacer un diario de emociones.

Mapa personal de funciones ejecutivas

El objetivo de esta propuesta es ofrecer opciones a la autorregulación facilitando habilidades y estrategias para ayudar al alumnado a enfrentar desafíos.

Se persigue permitir al estudiante que aprenda algo sobre sí mismo como aprendiz, sobre las estrategias que utiliza, sobre cómo se enfrenta a las distintas situaciones de aprendizaje, se corresponde con la función ejecutiva de la metacognición.

Trabajos citados

Coll, C. (2017). De la atención a la diversidad a la personalización del aprendizaje. Aula de Innovación(267), 29-33.

Renzulli, J., & Reis, S. (2016). Enriqueciendo el currículo para todo el alumnado. Ápeiron Ediciones.

Renzulli, J., Reis, S., & Tourón, J. (2021). El modelo de enriquecimiento para toda la escuela. Una guía práctica para el desarrollo del talento. UNIR.

Enero 2022. Personalización

“La palabra personalización va asociada a la educación inclusiva, de forma que al personalizar el aprendizaje se concibe la variabilidad humana como la norma, no como la excepción. Cada persona es única, conocerla es el primer paso para personalizar el aprendizaje; se hace entonces necesario trabajar con un perfil individual y colectivo del grupo, elaborar el portafolio de los talentos de Renzulli & Reis (2016) y crear vínculos en el aula” (Elizondo, 2020). La personalización en el marco de le educación inclusiva es una educación humanista centrada en la persona que implica pedagogías activas, pero sobre promueve un sujeto activo que debe «tomar las riendas de su propio aprendizaje» hablando entonces de interacción social, autorregulación, metacognición y funciones ejecutivas.

¿Qué entendemos por personalización del aprendizaje? Son numerosos los autores y autoras que han escrito sobre el tema, José Blas García, Javier Touron, Paulina Bánfalvi, que tiene un recomendable libro sobre el tema. Incluso existe un interesante informe Delphi de expertos presentado en 2020 que ayuda a profundizar en el tema y aclara muchos errores conceptuales.

Pero en esta entrada voy a centrarme en otro autor, en César Coll y en los principios y fundamentos que él considera. La personalización del aprendizaje hace referencia a las estrategias que el profesorado utiliza con la finalidad de promover y reforzar el sentido y el valor personal que el alumnado atribuye a los aprendizajes escolares. Personalizar no es sinónimo de atender a la diversidad, ni tampoco de adaptaciones curriculares, personalizar el aprendizaje significa que “se reconoce y se acepta la capacidad del aprendiz para tomar decisiones sobre su propio proceso de aprendizaje, incluyendo los aspectos relativos al qué (contenidos), al cómo (actividades, material y apoyos) y al cuándo (secuenciación) y el profesor ofrece y ajusta el tipo y la intensidad de ayuda teniendo en cuenta esta capacidad” (Coll, 2018).

Personalizar el aprendizaje hace referencia al medio utilizado, o mejor aún, al conjunto de medios utilizados, para conseguir un fin: “que el alumnado atribuya sentido y valor personal a los aprendizajes que realiza en los centros educativos” (Coll, 2018). Las características que deben tener los procesos de aprendizaje para promover aprendizajes con sentido y valor personal son las siguientes:

  • Tener una base experiencial, es decir, estar basados en el actuar, el hacer y el experimentar. Aprendizaje activo destacando la importancia de la acción, tanto física y manipulativa como mental.
  • Acción orientada a la elaboración de un producto o a la obtención de un resultado.
  • Tener un fuerte componente vivencial. Aspectos cognitivos y emocionales van de la mano. Se activan las redes afectivas del aprendizaje.
  • Conectar experiencias de aprendizaje que han tenido lugar en diferentes momentos y contextos de actividad, poniendo el acento en el aprendiz como nexo entre ellas. Activar los conocimientos previos.
  • Responder a intereses y objetivos del aprendiz. Ofrecer opciones al interés.
  • Reconocer y respetar la capacidad de decisión y control del aprendiz sobre su proceso de aprendizaje.
  • Ser culturalmente sensibles y estar vinculados o relacionados con actividades que realiza o en las que participa el aprendiz en los contextos en los que se desenvuelve habitualmente.
  • Favorecer la reflexión del aprendiz sobre su propio proceso de aprendizaje, sobre las dificultades encontradas, los materiales y ayudas que le han permitido superarlas, los avances conseguidos y los logros por conseguir.
  • Permitir al aprendiz aprender algo sobre sí mismo como aprendiz, sobre su manera de situarse ante las situaciones y actividades de aprendizaje, las circunstancias y condiciones que le resultan más y menos favorables para aprender, su capacidad para crear las más propicias y afrontar las menos propicias, así como para solicitar ayudas y aprovecharlas.

Vemos que para personalizar el aprendizaje es necesario romper con la idea homogeneizadora imperante que defiende que todos los estudiantes aprenden lo mismo al mismo tiempo. Pero la cuestión que ahora nos viene a la cabeza es ¿cómo puedo lograr la personalización en el aula? Iremos abordando este tema en las entradas mensuales que iré escribiendo en el blog relacionadas con el calendario.

Libros citados y bibliografía sobre el tema.

Bánfalvi, P. (2020) La Rebelión Del talento: Personalizar el aprendizaje desde la comprensión de las altas capacidades. Aljibe

Coll, C.; Esteban-Guitart, M.; Iglesias, E. (2020) Aprendizaje con sentido y valor personal: Experiencias, recursos y estrategias de personalización educativa. Graó.

Coll, C. (2018) La personalización del aprendizaje. Revista Dossier. Graó

Elizondo, C. (2020) Ámbitos para el aprendizaje. Una propuesta interdisciplinar. Octaedro.

Informe Delphi de expertos (2020) Personalizar, un modelo para una educación de calidad del siglo XXI. Impuls educació.

Calendario 2022. Personalización en la escuela inclusiva.

Como vengo haciendo otros años, he vuelto a diseñar un calendario. En esta ocasión me centro en la personalización del aprendizaje en la escuela inclusiva. ¿Cómo lograr la personalización en el aula? Este calendario ofrece 12 meses, 12 pautas, 12 propuestas para salir del INTERREGNO y lograr una inclusión real y abordar la personalización del aprendizaje.

¿EMPEZAMOS?

Si te gusta, aquí puedes descargarte el calendario.

Evaluación psicopedagógica. ¿Capacitismo o inclusión?

A raíz de un curso sobre evaluación psicopedagógica organizado por el CAP de Tudela he elaborado esta página web https://sites.google.com/view/coralelizondo-orientacion que pretende ayudar a revisar una evaluación psicopedagógica capacitista que perpetúa prácticas segregadoras.

Modelo social o modelo de la diversidad en la evaluación psicopedagógica. ¿Dónde nos situamos?

El modelo social surge en los años 70, fruto de los estudios sobre la discapacidad (Disability studies) y considera que la discapacidad es el producto de una sociedad discapacitante; se visibiliza de esta forma una sociedad excluyente y discriminatoria que no tiene presentes a las personas con discapacidad.

Este modelo en la educación visibiliza las barreras del contexto que impiden la presencia, la participación y los logros de todo el alumnado, poniendo el foco en aspectos o medidas organizativas, metodológicas, curriculares y sociales implícitas al proceso de enseñanza. Se desliga del cuerpo y por ende del proceso de aprendizaje y se centra en la enseñanza, en las interacciones con el contexto, permitiendo reflexionar sobre estas. Esta evaluación no debe hacerla únicamente el orientador u orientadora cuando existe una derivación, sino que deben ser los docentes quienes reflexionen diariamente sobre las barreras existentes en la programación de aula y en el propio diseño instruccional. Para profundizar sobre el tema recomiendo el informe de evaluación de las necesidades del aula de Antonio Márquez.

Este modelo pone el énfasis en el contexto y se hacen visibles entonces metodologías inadecuadas, medidas organizativas segregadoras, bajas expectativas, techos de cristal, evaluaciones injustas, poca autonomía, sobrecargas cognitivas, debates dominados por el profesorado, pocos andamiajes, pocos materiales manipulativos, pocas interacciones dialógicas…., que impiden y dificultan la presencia, participación y logros de todo el alumnado en el aula.

Por supuesto que es importante conocer las barreras y las interacciones con el contexto, pero este modelo es un modelo capacitista y en la actualidad es superado por el modelo de la diversidad Pero, ¿por qué es un modelo capacitista? El capacitismo es la segregación que sufren las personas con discapacidad solo por el mero hecho de serlo. El modelo social entiende la deficiencia en términos médicos y la discapacidad a nivel social, de forma que se considera la posibilidad de que la persona pueda participar cuando se eliminen las barreras, pero se sigue considerando como válido un único funcionamiento.

De esta forma se derivan al orientador u orientadora todos aquellas niñas y niños que se salen de la norma y desde los informes psicopedagógicos se presenta a la persona con la etiqueta del síndrome o trastorno y se utiliza un discurso centrado en el diagnóstico y capacitista.

El modelo de la diversidad de Agustina Palacios y Javier Romañach (2006) es una evolución del modelo social y supera la dicotomía entre capacidad y discapacidad, no se queda en la idea de que las personas con discapacidad lleguen a ser tan capaces como las demás, sino que se aceptan todas las expresiones de funcionamiento como válidas y cada persona incorpora al aula su diversidad y su propio funcionamiento.

Una evaluación psicopedagógica enmarcada en este paradigma no pondría etiquetas, ni se centraría en la supuesta normalidad. Esta evaluación profundizaría en perfiles neuroevolutivos diversos todos ellos, y hablaría de neurodiversidad, de dignidad humana, de calidad de vida y de ética. La respuesta educativa no estaría centrada en la adaptación, sino en el diseño universal; no ofrecería respuestas diferentes para estudiantes diferentes, sino respuestas diversificadas para aulas diversificadas; sería por lo tanto una respuesta personalizada que supera el paradigma capacitista de la atención a la diversidad.

Este debe ser el paradigma actual en la educación, un paradigma humanista que promueva la personalización del aprendizaje, rompiendo con el mito del estudiante promedio; un paradigma que elimine y minimice las barreras a la presencia, la participación y los logros de todo el alumnado; un paradigma ético y universal que diseñe para todos; un paradigma flexible que promueva trayectorias personales de aprendizaje como se explica en la revista Aula de innovación educativa 308; en definitiva, un paradigma que garantice una educación inclusiva y equitativa de calidad.

Para profundizar

Capacitismo. Página web muy interesante https://www.capacitismo.org/

Personalización. Monográfico coordinado por César Coll sobre la personalización del aprendizaje. Revista Dosier. Graó.

Tips para la inclusión. Gestión del aula: sistema CHAMPS

Para avanzar hacia la personalización del aprendizaje en aulas DUA debemos promover la autonomía y la autorregulación en todo el alumnado. Una propuesta para empezar a lograr este objetivo podría ser estructurando las sesiones en el aula; en esta ocasión, explicaré cómo hacerlo con el sistema CHAMPS. Este sistema representa un acrónimo que puede ayudarnos a planificar la instrucción respondiendo a estas preguntas: ¿Qué vamos a hacer? ¿Cómo? ¿Con quién? ¿Quién me ayuda? ¿He obtenido éxito?

Es habitual en aulas DUA iniciar las sesiones compartiendo y clarificando los criterios de evaluación o los indicadores de logro, pero también es importante empezar a involucrar al alumnado en el establecimiento de sus propias metas. Compartir y clarificar los criterios de evaluación con los estudiantes les permite conocer hacia dónde van. En este punto se pueden compartir estos criterios por medio de rúbricas, listas de cotejo, dianas de aprendizaje…, o cualquier otro instrumento que les ayude posteriormente a identificar su propia brecha de aprendizaje, a saber dónde están y a reflexionar sobre cómo seguir avanzando. Se favorece de esta forma la metacognición y la autorregulación en el propio proceso de aprendizaje y se ofrecen opciones para el esfuerzo y persistencia.

A continuación se especifican y se dan instrucciones detalladas sobre los ejercicios, actividades o tareas que vayan a realizarse en las sesiones. Concretando entonces todos los elementos que aparecen en el sistema CHAMPS.

CONVERSACIÓN. NIVEL DE VOZ. Sabemos que las personas aprendemos a partir de las interacciones dialógicas. ¿Qué interacciones permito en el aula? ¿Cómo y cuándo? ¿Cuál va a ser el nivel de voz? ¿Cómo lo mido y gestiono?

HELP. AYUDA. Carol Tomlinson (1) incide en la importancia de establecer procedimientos para pedir ayuda, de forma que “los estudiantes de un aula en la que se desarrollan diferentes procesos deben aprender a obtener ayuda de alguien que no sea el profesor durante la mayor parte del tiempo” (p.177) ¿Qué otra forma de ayuda podemos trabajar en él aula? En la educación inclusiva se habla de redes naturales de apoyo: ¿Cuáles son tus redes? ¿Cuáles son las otras fuentes de apoyo?

ACTIVIDADES. Las actividades en un aula DUA deben ser actividades multiniveladas, adecuadas a las necesidades de nuestro alumnado. Hattie (2) habla de docentes evaluadores, docentes que conocen el nivel de sus estudiantes y se ajustan a él. Tomlinson (1) explica que se puede diversificar el contenido, el proceso y el producto, de acuerdo con las aptitudes, los intereses y el perfil de aprendizaje. ¿Conozco a mis estudiantes? ¿Trabajo con un portafolio de talentos? ¿Cómo activo los conocimientos previos? ¿Cómo diseño estas actividades multiniveladas? ¿Están las actividades alineadas con el criterio de evaluación que hemos compartido y clarificado inicialmente?

Podemos empezar a trabajar con itinerarios de aprendizaje diseñando además actividades obligatorias, actividades optativas y actividades de enriquecimiento e implicar al alumnado en el diseño de las actividades. ¿Conozco los paisajes de aprendizaje?

MOVIMIENTO. A partir de los estudios de la neurociencia, sabemos que introducir periodos cortos de actividad física entre clase y clase activa cognitivamente al alumnado. ¿Permitimos el movimiento? ¿Cuándo y cómo pueden moverse en el aula? ¿Cómo y cuándo pueden interactuar? ¿Hacemos descansos activos?

PARTICIPACIÓN. Las aulas DUA son aulas flexibles que potencian distintos tipos de agrupamientos. Es necesario conjugar por lo tanto actividades de gran grupo, con actividades en pequeño grupo, en parejas e individuales. ¿Cómo son los agrupamientos en el aula? ¿Predomina alguno de estos agrupamientos?

SUCCES. ÉXITO. En el aula DUA el éxito se define por el crecimiento personal desde el punto de partida. Para ello, el alumnado debe establecer unos objetivos individuales. ¿Conocen los estudiantes su punto de partida? ¿Acompañas como docente a determinar estos objetivos individuales?

La evaluación en las aulas DUA promueve la participación activa, tanto de docentes como de estudiantes, y se debe contemplar desde su sentido ético. La evaluación es una herramienta para el aprendizaje, que ayuda a los estudiantes a conocer y dar sentido a sus habilidades, competencias, contenidos…

Y aunque no aparezca en este acrónimo, el tiempo es un aspecto que debe contemplarse siempre en las aulas DUA. En el diseño de aulas flexibles se precisan tiempos flexibles. ¿Cómo gestionas el tiempo en el aula? ¿Diseñas espacios y tiempos flexibles?

¿Conocías el sistema CHAMPS? ¿Ves su potencial para la personalización del aprendizaje?

Libros citados

(1) Tomlinson, C. (2008). El aula diversificada: Dar respuestas a las necesidades de todos los estudiantes. Octaedro

(2) Hattie, J. (2017). Aprendizaje visible para profesores. Maximizando el impacto en el aprendizaje. Paraninfo Universidad

CALENDARIO #2020_ObjetivoInclusión

1

Este calendario pretende abrir debates de reflexión sobre la educación inclusiva, serán 12 meses, 12 temas, 12 compromisos de cambio.

Iré escribiendo en el blog propuestas para trabajar esos temas, propuestas para pasar a la acción, propuestas para salir del INTERREGNO y lograr una inclusión real.

Escribe tus compromisos en las redes con el hashtag #2020_ObjetivoInclusión. Explica tu compromiso, tu propuesta, tu paso valiente.

¿EMPEZAMOS?

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Puedes descargarte el calendario en pdf aquí:  Calendario 2020. Objetivo inclusión

Webinar 36 concurso escolar ONCE. DUA, Diseño Universal para el Aprendizaje

«Hablar del Diseño Universal para el Aprendizaje es hablar del nuevo paradigma de la educación. Un paradigma que entiende la variabilidad humana y ofrece las pautas para diseñar en función de ella; que tiene sus raíces en la psicología cognitiva y la pedagogía permitiendo al docente crear ambientes de aprendizaje flexibles» (Canal de youtube 36 Concurso ONCE)

Bases del concurso en la web https://www.concursoescolaronce.es/bases-del-concurso/

Portafolio de talentos para transformar vidas.

Escuchar las voces del alumnado (9)

En una entrada anterior estuve hablando del portafolio de talentos como una propuesta muy interesante para desarrollar en el aula, pero sobre todo para planificar actividades flexibles para todo el alumnado. El Portafolio de talentos es una actividad que Joseph Renzulli y Sally Reis (1) desarrollan en el modelo de enriquecimiento para toda la escuela. Esta interesante propuesta nos ayudará a conocer a todo el alumnado, a empatizar con él, a garantizarle una educación de calidad. Hablar de educación inclusiva es conjugar aspectos cognitivos, emocionales y éticos. Trabajar con este portafolio me permite aunar todos estos aspectos.

El profesorado que tiene mirada DUA, no se centra solo en el expediente que guarda los datos personales del alumnado, sus calificaciones y algunas observaciones habitualmente escritas con un lenguaje basado en el déficit, como «le cuesta, tiene dificultad para, no sabe, se distrae, interrumpe«. Este profesorado no pregunta «qué le pasa», sino que pregunta «quién es». Este profesorado se cuestiona desde la ética, desde la concepción humanista de la educación, desde el enfoque de los derechos humanos, desde el mismo corazón. Este profesorado mira a todos sus estudiantes a los ojos, los nombra, les pregunta, los conoce. Y este pequeño gesto es capaz de transformar la vida de todos ellos. Porque la educación es eso, pequeños gestos. Eduardo Galeano decía: Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo.

La educación inclusiva es una educación centrada en las capacidades, no en el déficit. Basada en el modelo social de la discapacidad, aboga por eliminar las barreras al aprendizaje, a la participación, a la presencia; barreras que impiden a la persona participar y estar presente. Conocer estas barreras es clave, por lo tanto, para avanzar hacia una educación inclusiva, pero conocer a la persona es primordial. ¿Cómo está, cómo se siente, qué ve habitualmente, qué escucha con asiduidad, qué expectativas tiene; qué expectativas tengo, cómo la miro, cómo actúo, cómo la nombro? Son preguntas que nos debemos hacer. Pero también estas otras: ¿qué le gusta, cuáles son sus intereses,  cuáles son sus fortalezas? Destacar la capacidad frente a la discapacidad, como diría Silvana Mabel Corso (2), nombra a la persona, la dignifica, la ubica en la sociedad que le corresponde.

Guardar junto al expediente, habitualmente centrado en el déficit, un portafolio que destaque las fortalezas de la persona, es cambiar la mirada. Utilizar esa información para transformar las prácticas en el aula, es caminar hacia la inclusión. Comenzar el curso con un portafolio de talentos que nos ayude a diseñar entornos de aprendizaje flexibles es hacer posible la educación inclusiva, es pasar a la acción, es tener esperanza para lo «inédito viable».

¿Qué puede contener este portafolio de talentos? ¿Cómo lo debo utilizar en el aula? ¿Cuál es su objetivo?

Mapa inclusivo de la empatía para conocer a la persona. 

Simplicity

Crea un mapa de la empatía de todos y cada uno de tus alumnos y alumnas. Sitúalos en el centro y contesta a las preguntas por este orden: ¿qué oye?, ¿qué ve?, ¿qué piensa y siente?, y por último, ¿qué dice?

Analiza las barreras a la presencia, a la participación, al aprendizaje, que encuentran en el aula, en el centro educativo y escribe propuestas de valor que permitan pasar a la acción. Idea después una intervención teniendo en cuenta el resto de los aspectos que vas a evaluar en este portafolio y controla el impacto que tiene, modifícala si es preciso. Los docentes tenemos que evaluar los efectos de los métodos que elegimos con la mirada en todo el alumnado y recordar que cuando no aprenden no necesitan más de lo mismo, necesitan algo diferente.

OBJETIVO. Conocer al alumnado, empatizar con ellos. Cambiar la mirada.

Contesta a la pregunta ¿cuáles son mis expectativas? Habla con tu alumnado, escúchale, pregúntale también por sus expectativas.

Intereses

Pregunta al alumnado por sus gustos, eso te ayudará a conocerlos mejor. También te ayudará a partir de sus intereses e inquietudes, garantizando la motivación necesaria para aprender y ofreciendo una información significativa que les permita desarrollar conductas autodeterminadas que fomentan su autonomía y su autorregulación en el aprendizaje.

Este aspecto se contempla dentro del marco DUA, que pone la mirada en la variabilidad afectiva de las personas y que parte de la premisa que los humanos variamos en la forma en que nos involucramos en el aprendizaje.

OBJETIVO. Proporcionar múltiples formas de compromiso, opciones para captar el interés, opciones para mantener el esfuerzo y la persistencia y opciones para la autorregulación, para lograr estudiantes motivados y entusiastas.

Inventario de las Inteligencias Múltiples

Captura de pantalla 2019-07-16 a las 12.20.45Este inventario, ideado por Armstrong (2006) (3), no tiene validez psicométrica, este inventario no es un test. Este inventario, en este contexto educativo inclusivo que defiendo, tiene que servir para democratizar la inteligencia y poner en valor que todas las personas somos inteligentes. Tiene que servir para trazar un perfil de fortalezas con puntos fuertes sobre los que planificar la intervención en el aula, una intervención centrada en la persona, una intervención personalizada.

Y aquí es donde, por una parte, estos resultados sirven para trabajar sobre un proyecto de vida personal, centrado en la persona; y, por otra, nos ayuda a diseñar recorridos diversificados, con las pautas y directrices del Diseño Universal para el Aprendizaje, con opciones para la representación que permitan abordar el contenido de diferentes formas o con opciones para la expresión y la acción que permiten a todo el alumnado expresar lo que saben.

Puedes descargarte el inventario de las IIMM en este enlace INVENTARIO DE INTELIGENCIAS MÚLTIPLES y  en este otro enlace puedes descargarte el  Gráfico de Araña Inteligencias Múltiples, sobre el que puedes colorear los resultados obtenidos y ver tu perfil.

OBJETIVO. Democratizar la inteligencia, todas las personas somos inteligentes. Destacar las fortalezas. Conocer a la persona, conocerse. Favorecer en el aula el desarrollo de proyectos de vida centrados en la persona.

Preferencias de estilos de aprendizaje

Hablar de estilos de aprendizaje es hacerlo de un término controvertido. Es falso y no existen evidencias de que solo aprendemos mejor cuando recibimos la información acorde con nuestro estilo de aprendizaje. Tampoco hay un estilo mejor o más rápido para aprender. Ni evidencias de la correlación entre los estilos y un aprendizaje de éxito (4).  Hablar en estos términos es hacerlo de un neuromito muy arraigado en la educación (5).

Hacerlo de preferencias de estilos de aprendizaje es hablar de la variabilidad de las personas y decir que todas tenemos diferentes preferencias a la hora de decidir cómo aprender. Esta variabilidad es uno de los componentes clave en el marco del Diseño Universal para el Aprendizaje, por lo que la propuesta que aquí se hace se enmarca en este paradigma inclusivo que huye del aprendizaje promedio y homogéneo y recoge al alumnado que se queda habitualmente en los márgenes, ofreciéndoles propuestas flexibles para que puedan aprender. Todo el alumnado necesitar tener oportunidades para lograr el éxito.

Conocer las preferencias de estilos de aprendizaje permite conocer las preferencias de estilo instruccional, las preferencias de entorno de aprendizaje, las preferencias de estilos de pensamiento y las preferencias de estilo expresivo, evidenciando así que existe variabilidad en la forma de aprender, de desarrollar estrategias, de expresar el aprendizaje… y confirmando que la variabilidad humana es un hecho y que la atención a la diversidad, tal y como se concibe en la actualidad (diversos son los nadies, los que se salen de la norma) no tiene sentido, pues todas las personas somos diversas.

Renzulli, J., & Reis, S. (2016) en el libro Enriqueciendo el currículo para todo el alumnado, utilizan este imagen para concretar todos los aspectos que debe contener un portafolio de talentos.

Portafolio de talentos

Portafolio total del talento. Renzulli, J., & Reis, S. (2016)

 

Trabajar con un portafolio de talentos permite conocer fortalezas e intereses, permite cambiar la mirada, permite poner en el centro de la intervención al niño, a la niña, para trazar desafíos, para diseñar itinerarios diversificados, para garantizar el derecho a una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todo el alumnado, pero sobre todo para transformar sus vidas.

Quiero concluir con unas palabras de Paulo Freire que leí en su libro Pedagogía de Esperanza: «No podemos existir sin interrogarnos sobre el mañana, sobre lo que vendrá, a favor de qué, en contra de qué, a favor de quién, en contra de quién vendrá; sin interrogarnos sobre cómo hacer concreto lo «inédito viable» que nos exige que luchemos por él» (pág. 125).

_Guardar junto al expediente, habitualmente centrado en el déficit, un portafolio que destaque las fortalezas de la persona, es cambiar la mirada. Utilizar esa información para transformar las prácticas en el aula, e (1)

(1) Renzulli, J., & Reis, S. (2016). Enriqueciendo el currículo para todo el alumnado. Madrid: Ápeiron Ediciones.

En el Blog Gestión de Talento, Roberto Ranz explica en qué consiste el Portafolio del talento en dos entradas.

En el Blog La rebelión del talento, la autora Paulina Bánfalvi Kam dedica una entrada a este tema.

(2) Nanocharla TEDxRiodelaPlata La escuela para dar identidad a las personas con discapacidad. Silvana Corso.

(3) Armstrong, T. (2006). Inteligencias múltiples en el aula. Guía para educadores. Barcelona: Paidós.

(4) Puedes leer el artículo de Javier Tourón sobre este tema: ¿Existen los estilos de aprendizaje? 

(5) Forés, A., Gamo, J., Guillén, J., Hernández, T., Ligioiz, M., Pardo, F., & Trinidad, C. (2015). Neuromitos en educación. El aprendizaje desde la neurociencia. . Barcelona: Plataforma actual.

Aprendizaje de calidad. Taxonomía SOLO

Para ayudarnos en educación utilizamos las taxonomías. Taxonomía tiene su origen etimológico en el griego antiguo ταξις  “ordenamiento”, y νομος, nomos, «norma» o «regla», una taxonomía es por lo tanto una regla de la ordenación o clasificación. En educación se utiliza para denominar un proceso de clasificación y ordenamiento que sirve para organizar diferentes tipos de conocimiento. La taxonomía de Bloom es una taxonomía muy conocida en el mundo de la educación y muy valorada por los docentes, la taxonomía SOLO tiene mayor aplicación en la enseñanza universitaria y es una gran herramienta que nos puede ayuda a  clasificar los aprendizajes esperados desde los niveles más concretos y cuantitativos, a los niveles más abstractos, cualitativos y complejos, es además una teoría sobre la enseñanza y el aprendizaje que proporciona feedback o retroalimentación. En esta entrada me centraré en esta última.

La taxonomía SOLO (Structure of Observed Learning Outcome) elaborada por Biggs y Collis en 1982, se basa en la importancia de analizar y reflexionar sobre los resultados observables del aprendizaje que los sitúa en niveles de complejidad cognitiva ascendente, tal y como se observa en la imagen. Resulta entonces de gran utilidad tanto para el profesorado como para el alumnado, para el primero porque permite conocer los niveles de pensamiento para trabajar sobre ellos con el andamiaje necesario, y para el segundo porque le permite reflexionar sobre ellos, aprender a aprender y avanzar hacia el aprendizaje profundo.

Los autores establecen cinco niveles: preestructural, uniestructural, multiestructural, relacional, abstracta ampliada (Biggs, 2006, pág. 71) que van de un conocimiento superficial a un conocimiento más profundo. «La comprensión profunda y superficial lleva de forma conjunta a la comprensión conceptual» (Hattie, 2017, pág. 80)

Define

 

¿Cómo puede ayudarnos esta taxonomía para garantizar una educación inclusiva equitativa y de calidad a todo el alumnado?

En primer lugar como docente me ayuda a conocer el nivel en el que se encuentra mi alumnado y poder partir de él. Con el DUA hablamos de captar el interés, de ofrecer diferentes niveles de desafío, de marcar e identificar las metas y objetivos de forma clara y que estos se gradúen. Pero también de activar conocimientos previos, de ofrecer ajustes, estrategias de aprendizaje y apoyos que permitan a todo el alumnado conseguir una comprensión profunda y superficial de los conceptos y lograr el éxito.

Me ayuda también a diseñar un aula diversificada donde todo el alumnado trabaja en su nivel o incluso uno por encima marcando retos y desafíos con agrupamientos diferentes.

Me ayuda a trabajar competencialmente, ofreciendo opciones para la interacción con el conocimiento, ofreciendo múltiples formas para la práctica, me ayuda a conocer qué están aprendiendo y poder ofrecerles el andamiaje necesario para construir el conocimiento con un feedback continuo.

Me ayuda a ser consciente de mis programaciones didácticas y revisar si desarrollan un aprendizaje profundo, si promueven la evaluación auténtica, si integran estrategias de pensamiento, si se desarrolla en el aula un lenguaje para ello, si promueve la reflexión sobre el impacto de mis prácticas.

Pero esta taxonomía también es muy interesante, para el alumnado, porque de una forma sencilla y clara ayuda al alumnado principiante (que no comprende, que se centra en no cometer errores) a avanzar en el aprendizaje. Comienza siendo un aprendiz que identifica, memoriza y recupera la información de la memoria para ofrecer respuestas cuantitativas y de esta forma ir adquiriendo cierta capacidad que permita minimizar los errores y mejorar la práctica hacia la competencia, para finalmente ser capaz de automatizar la ejecución, autorregulándose, relacionando los conceptos aprendidos y utilizándolos en situaciones nuevas. Este aprendiz incrementa cualitativa y cuantitativamente la comprensión de los elementos y la relación entre ellos.  A medida que aumenta el nivel de comprensión aumenta también la complejidad de los procesos cognitivos implicados en el aprendizaje.

También le ayuda a aprender a aprender, utilizado como recurso de autoevaluación, porque le permite identificar el nivel de pensamiento en el que se sitúa, conocer sus fortalezas y debilidades, autorregularse, ser persistente y mantener el esfuerzo.

Hattie (2017) con sus investigaciones comprobó que los efectos que el feedback posee en el aprendizaje tiene un tamaño de efecto de 0,79, dos veces el efecto medio del resto de los efectos de la enseñanza, resultando ser uno de los más poderosos mediadores del aprendizaje. Explica que el feedback propone reducir la diferencia entre donde está el alumno, la alumna y dónde se pretende que esté. Si la taxonomía SOLO puede ayudarme a conocer dónde está, ¿te animas a un aprendizaje de calidad?

End of season sale!

 

 

 

 

Libros citados:

Biggs, J. (2006). Calidad del aprendizaje universitario. Madrid: Nacea.

Hattie, J. (2017). «Aprendizaje visible» para profesores. Maximizando el impacto en el aprendizaje. Madrid: Ediciones Paraninfo.