¿Nos cuestionamos la exclusión? Carta a Antón.

Querido Antón, tú no me conoces, pero yo a ti sí. Yo soy Coral, amiga de tu madre en las redes.

Desde que leí vuestra despedida en el maravilloso blog que escribe, he sentido deseos de ponerme en contacto contigo para decirte lo que pienso. Tiene tu madre una forma de escribir tan personal que te llega dentro, muy adentro, apuntando al corazón. Con sus escritos te transporta por ese mundo de sentimientos que ella vive, de tal forma que con la lectura del texto sentí liberación, pero también decepción, rabia e indignación. Yo también escribo, ¿sabes? Y le pedí permiso a tu madre para que ese texto, el texto de vuestra despedida, apareciese en un libro que acabo de terminar, un libro que pretende ayudar a repensar una escuela extraordinaria, pero creo que lo que necesitamos verdaderamente es una sociedad extraordinaria.

Me pregunto Antón, si ésta es la sociedad que deseamos; quizá no, pero sin duda es la que construimos, la que estamos creando y permitiendo, y eso me entristece enormemente. La soledad que has vivido es cruel, pero la indiferencia colectiva por parte de algunas personas de la comunidad educativa, de la sociedad en general, es una maldad. Roger Slee, una de las voces más reconocidas en la educación inclusiva en la actualidad, dice que cuando permitimos la exclusión por consentimiento o apatía, permitimos que existan personas en los márgenes de la vida cívica, de forma que la exclusión se mantiene, se crea y se impone con estas decisiones personales.

¡Cuánta verdad! Yo creo, Antón, que la mirada tiene que estar puesta en identificar las culturas de segregación y exclusión, pero sobre todo en reflexionar sobre ellas. He conocido personas que normalizan tanto las injusticias que no las ven, y tú en tu corta edad, ya has sido testigo de ello. Pero mejor que yo lo escribe tu madre cuando pone voz a tus sentimientos.

Y un día del curso pasado, Antón no pudo más. Y el caso es que no pudo más, no por culpa de los deberes, los trabajos, las lecturas obligatorias, los exámenes o la carga lectiva. No pudo más por tanta soledad. Porque llevaba cuatro años completamente solo. Uno detrás de otro. En cada recreo, en cada clase, en cada pasillo. Solo. Invisible. Siempre.

Carmen Saavedra, autora del blog Cappaces.

A esta exclusión consentida me refería, Antón, al sufrimiento que la acompaña; pero también a las vidas rotas, al desmoronamiento de sueños, a la resignación. Ahora te sigo también a ti en las redes y me enamora tu forma de pensar, de sentir, de ser. Y recuerdo entonces el libro de mi amiga Anna Forés sobre resiliencia generativa, porque tú eres un ejemplo de ello. Un ejemplo de supervivencia, de reconstrucción, de generar vida, de vivir a pesar de la adversidad. En su libro Los patitos feos y los cisnes negros, Anna nos dice que “la resiliencia más bien significa saltar hacia delante, crecer hacia algo nuevo”. Este es el salto que tú has dado, querido Antón, eres muy valiente. Te deseo todo lo mejor en esta nueva etapa, porque te lo mereces y deseo poder acompañarte, aunque sea virtualmente en este camino, en esos saltos. Aquí estoy para lo que necesites. Yo también soy soñadora de sueños posibles.

PD. Voy a poner voz a mi escrito para que puedas conocerme un poquito más, puedes escucharla Ver en Vocaroo >>

Blog Cappaces escrito por Carmen Saavedra, madre de Antón: https://cappaces.com/

Redes sociales de Antón Fontao: https://www.facebook.com/anton.fontao.5

Dignidad humana y derecho a los apoyos

No es extraño que el inicio de curso comience con titulares como este: “Es inviable tener una auxiliar de educación especial para cinco alumnos”, publicado el pasado 13 de septiembre en el Heraldo de Aragón. No es extraño para las familias que reivindicar derechos para garantizar la educación inclusiva para sus hijas e hijos sea una lucha constante. No es extraño que la lucha termine en extenuación, agotamiento y desmoronamiento de sueños. Y por desgracia, no es extraña la indiferencia colectiva que sigue permitiendo la injusticia y la exclusión, EN la educación y DESDE la educación.

Consideramos que hemos superado el modelo de la integración en la educación y que avanzamos con paso firme hacia la inclusión. También consideramos que hemos superado el modelo rehabilitador y social y que abogamos por un modelo de la diversidad que contempla la diversidad humana como un valor inherente a la humanidad y que nos enriquece. Pero en educación seguimos en el interregno, transitando entre la integración y la inclusión con tal despropósito que dejamos en los márgenes de la vida a todas las personas que se salen de la norma, son los nadies, los ningunos y los ninguneados, y se nos olvida que la diversidad funcional es una cuestión de dignidad humana y de derechos humanos.

¿Qué significa esto? La dignidad humana está relacionada tanto con el valor de la vida como con los derechos y condiciones de la misma. Negar los apoyos necesarios a estos estudiantes atenta contra esta dignidad. Para estos cinco niños y niñas, y muchos más en otros lugares del mundo, este apoyo de una auxiliar de educación especial es necesario para poder participar plena y efectivamente en la escuela en igualdad de condiciones con sus compañeros y compañeras, participar plena y efectivamente en las actividades extraescolares, en el comedor escolar… No es un capricho, no es un regalo, es un derecho. Y no garantizarlo es discriminarlos por su diferencia.

No estoy hablando de apoyos educativos, ese sería otro tema que abordaré en otro momento. Me estoy refiriendo única y exclusivamente a la dignidad humana, a la vida misma, al derecho a vivir dignamente. Todas las personas, con o sin diversidad funcional, tienen la misma dignidad. Permitir esta pérdida de dignidad, permitir esta discriminación, es lo que Slee (2012) llama indiferencia colectiva. No garantizar los apoyos necesarios para garantizar la dignidad humana es permitir que las personas con diversidad funcional sigan estando en los márgenes, sean población excedente, como diría Baumann y que se las vea como el problema.

La educación inclusiva es un proyecto ético, un convencimiento personal que comienza con el cuestionamiento personal de la exclusión.

Educación inclusiva, currículo y justicia social

Estoy preparando la charla que voy a impartir mañana en el IES Río Gállego de Zaragoza. Mi querido amigo Gabriel Martínez (@gaby4713) me animó a participar en las tertulias pedagógicas que están realizando en su centro, donde, a partir de la lectura de unos textos y una charla con un ponente externo, se debate luego sobre educación. Me dijo que hablase de lo que quisiera; sé que eso solo se pide a las personas con las que se comparte mirada y sabiendo que, hablen de lo que hablen, va a encajar en tu propósito, pero te deja una responsabilidad grande de estar a la altura de la situación.

Abusando entonces de esta amistad, he decidido que voy a hablar de lo que sé, de lo que vengo hablando desde hace tiempo. Voy a hablar de educación inclusiva desde una mirada ética, que nos lleva a compromisos activos para transformar la educación; voy a hablar de esperanza y no de desesperanza, porque solo la primera me invita a caminar y seguir luchando; voy a hablar de justicia social desde una dimensión propiamente educativa, el currículo.

¿Qué relación puede tener entonces la educación inclusiva, el currículo y la justicia social?

La educación inclusiva es mucho más que incluir al alumnado que antes hemos segregado. Es mucho más que apoyar dentro del aula. Es mucho más que escolarizar en centros ordinarios. Es mucho más que tener recursos. Todo esto es necesario, por supuesto, pero la educación inclusiva supone repensar, reflexionar sobre el error y la ilusión, y apuntar al corazón, a las culturas, políticas y prácticas de las escuelas con el fin de garantizar no solo la presencia, sino sobre todo la participación y los aprendizajes exitosos en todo el alumnado.

Esto conlleva hablar primero de una cultura inclusiva. Desde la psicología social y la antropología se coincide en definir la cultura como un estilo de vida. La cultura se entiende como el conjunto de normas, valores, creencias, actitudes e incluso roles que se comparten en un centro educativo. Estas dimensiones pueden y deben tener un componente estático que les aporte una estabilidad y permanencia necesarias, pero sin olvidar una concepción más dinámica de reflexión y creación constante que promueva interacciones con la comunidad y un planteamiento dialógico del aprendizaje. Y este dinamismo es el que provocan en las tertulias del IES Río Gállego.

Estas dimensiones también van a determinar que una institución educativa sea garante o no de la inclusión. La educación inclusiva reafirma una serie de principios éticos universales, como el respeto a la vida, la dignidad humana, la igualdad de derechos, la democracia, la justicia social y la responsabilidad compartida de nuestro futuro común.

Al promover y crear culturas inclusivas en los centros educativos se garantiza el derecho a y en la educación, se tienen altas expectativas para todo el alumnado, se crean estructuras y procesos participativos y democráticos en las escuelas, se garantiza la igualdad de oportunidades, se valora y se aprende de la diversidad, se fortalecen los principios y valores éticos en el proceso de aprendizaje; en definitiva, se garantiza una educación inclusiva y equitativa de calidad para todo el alumnado, evitando la exclusión y la marginación en y desde la educación.

Este planteamiento humanista debe abordar el debate sobre la educación más allá de la función utilitaria que cumple en el desarrollo económico (1) y replantear una educación basada en valores democráticos de justicia social, que cuestione el currículo tradicional y que abogue por un nuevo currículo que nos permita lograr la sociedad que queremos: una sociedad moderna, abierta, dialogante, humana, democrática, sostenible.

El currículo actual decide y encorseta los saberes, los organiza, jerarquiza y fragmenta. Determina entonces el éxito y la inclusión del individuo en la sociedad, eres o no eres apto, tienes o no tienes una titulación. Desde el mismo currículo se contribuye a diferenciar y excluir a los nadies como aquellos que no pueden salir de pobres, y se les condena a ser recursos humanos, personas sin nombre y sin cara, replanteándonos entonces dónde quedan los valores humanistas en la educación.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada

(1) UNESCO (2015) Replantear la educación: ¿Hacia un bien común mundial?