Empatía e inclusión. Un tándem necesario.

Había dos August, el que yo veía ciegamente y el que veían los demás”

La lección de August, de R. J. Palacio

 

Si el cambio de mirada era el primer paso para garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad en todo el alumnado, la empatía, esa capacidad innata que tenemos las personas para ponernos en el lugar del otro, debe ir necesariamente asociada a ese cambio de mirada. Un cambio de mirada y una empatía que deben trabajarse en el aula y en el hogar, que deben trabajar los docentes y las familias, que debe trabajarse con el alumnado y con los adultos.

En 1993, la OMS incluye la empatía entre las diez habilidades necesarias para la vida, junto con el autoconocimiento, la comunicación asertiva, las relaciones interpersonales, la toma de decisiones, la solución de problemas y conflictos, el pensamiento creativo, el pensamiento crítico, el manejo de emociones y sentimientos y el manejo de tensiones y estrés. Indispensables todas ellas para conseguir estilos de vida saludables.

Y yo me pregunto: ¿No favorecen estas habilidades una convivencia pacífica? ¿No son estas habilidades fundamentales para poner en acción valores como el respeto, la igualdad, la justicia social? ¿No son estas habilidades necesarias para desarrollar una educación basada en la concepción humanista? ¿No lleva el desarrollo de estas habilidades a la eliminación de barreras, a un diálogo igualitario, a una responsabilidad compartida? ¿No permiten estas habilidades hablar de cambio de mirada y educación inclusiva?

Poner estos valores en acción es responsabilidad de toda la comunidad educativa. Nuestros centros educativos deben ser centros acogedores y seguros para todo el alumnado, sin excepciones, dicho de forma tajante y precisa. Deben ser centros abiertos al entorno, a la participación, centros que inviten al diálogo, centros donde todos los alumnos se sientan valorados por igual y donde se respeten siempre los derechos de todo el alumnado.

¿Nuestros documentos de centro plasman esta idea? ¿Cuáles son las señas de identidad de nuestro centro?

 

MAPA INCLUSIVO DE LA EMPATÍA

En el mundo del marketing, la empresa XPLANE, diseñó una herramienta que ayudaba a personalizar el producto o servicio. Esta herramienta, llamada Mapa de la empatía, permite contemplar el punto de vista del cliente en el propio proyecto al tenerlo en cuenta en el diseño del producto.

Considerando el potencial de esta herramienta para ayudar a ponerse en el lugar de los demás, he adaptado este organizador gráfico al mundo de la educación, convirtiéndola en el Mapa inclusivo de la empatía.

Simplicity

¿Cómo podemos utilizar este mapa de la empatía en el aula, en casa, en una formación?

Después de leer un libro, de ver una película, de trabajar una situación real o una situación ficticia, y siempre con la idea de propiciar y favorecer la reflexión y trabajar la empatía, se puede trabajar con este organizador.

¿Cómo? Si los niños son pequeños (etapa de Infantil), sus ideas sobre lo leído o visto pueden ponerse en común de forma oral en el grupo-clase.  En el caso de alumnos de más edad (Primaria y Secundaria), se reflexionará primero de forma individual, favoreciendo el desarrollo de la metacognición, y luego se pondrán en común por parejas y por grupos las reflexiones propias.

Se propone seguir el siguiente orden:

Simplicity (1)¿Qué oye? Nos ponemos en el lugar de… y vamos anotando de forma individual, qué es lo que oye esa persona. Oye comentarios despectivos, oye ataques, oye reproches, oye gritos, oye palabras de apoyo, de ánimo.

¿Qué ve? ¿Qué ve esa persona? Ve malas caras, ve desprecio, ve indiferencia.

¿Qué piensa y siente? ¿Qué emociones utiliza la persona para expresarse? Estas cuestiones ayudan a pensar cómo se siente, cómo es su lenguaje corporal, su tono de voz, a fijarse en el lenguaje no verbal.

¿Qué dice? ¿Cómo se comporta? Qué cosas dice y cómo lo dice es importante para ponernos en su lugar.

Estas preguntas tienen un gran potencial para empatizar con la persona, puesto que habla de emociones y sentimientos, propiciando un debate muy rico sobre el tema. Empatía no es solo ponerse en su lugar, es comprender cómo se siente.

La propuesta va más allá e invita a reflexionar sobre las barreras que tiene esa persona y que le impiden participar en actividades colectivas, que le impiden compartir momentos de aprendizaje o de diversión, que le impiden tener una vida plena y digna. El objetivo de esta casilla es comenzar a visibilizar todas estas barreras, barreras que existen y que ponemos nosotros, barreras visibles o invisibles, barreras conscientes o inconscientes, barreras físicas o mentales.

Las propuestas de valor se basan en un enfoque proactivo que favorece la participación activa en la búsqueda de soluciones, con la eliminación de las barreras que se hayan detectado.

Quiero terminar con las preciosas palabras de Belén Jurado, @DeAutismo, y su texto Imagina, que invita a empatizar, entender y visibilizar el autismo.

 

Anuncios