¿Qué podemos hacer en el centro para caminar hacia la educación inclusiva?

De nuevo una pregunta con respuesta, y como casi todo lo que explico, más sencilla de lo que pensamos y que está en nuestras manos poder implementarla en los centros educativos. Pero vayamos por pasos. Si en otra entrada hablaba de impregnar el centro de una cultura inclusiva, en esta me centraré en las políticas inclusivas, entendidas como las decisiones organizativas y de funcionamiento que van a condicionar que nuestro centro educativo sea innovador e inclusivo o no. ¿Por qué asocio innovación con inclusión?, porque considero que todas las actuaciones que llevemos a cabo a nivel de culturas, políticas o prácticas inclusivas que permitan la presencia, participación y logro de todos y cada uno de nuestros alumnos son actuaciones innovadoras (planes de convivencia abiertos, preventivos, participativos; alumnos ayudantes, mediadores; uso pedagógico de los espacios; apoyos inclusivos; liderazgo compartido; diálogo igualitario; desarrollo de capacidades, de talentos, enriquecimiento en todo el alumnado; trabajo colaborativo, cooperativo; metodologías activas…), si bien la innovación no necesariamente tiene que estar relacionada con la inclusión.

En la Facultad de Educación de Zaragoza soy profesora del Departamento de Didáctica y Organización Escolar y tengo el privilegio de impartir la asignatura de La escuela como espacio educativo donde se aprende cómo se organizan y funcionan los centros educativos, así que por supuesto hablamos de documentos, igual que voy a hacer en esta entrada. Porque lo que escribamos en ellos va a condicionar nuestras señas de identidad y nuestras actuaciones educativas.

politicas-inclusivas

El término políticas inclusivas, referido a todos los cambios organizativos y de funcionamiento que un centro debe realizar para mejorar el aprendizaje y la participación de todo el alumnado, se debe a Tony Booth, Catedrático del Centro de Investigación Educativa de Canterbury y a Mel Ainscow, del Centro de Necesidades Educativas de la Universidad de Manchester, que lo emplearon por primera vez en el año 2000 en el Index for Inclusion, un conjunto de materiales diseñados para facilitar el desarrollo de una educación inclusiva en los centros escolares y que en la actualidad está por la tercera edición como “Guía para la educación inclusiva. Desarrollando el aprendizaje y la participación en los centros escolares”.

Si nuestro centro educativo ya está impregnado de esa cultura inclusiva que hace que cuando entre en él huela a concepción humanista que implica un planteamiento más abierto y flexible de la educación, es hora de plasmarlo en los documentos de centro. Revisemos pues estos documentos desde esta nueva mirada, sentémonos a reflexionar, a dialogar sobre lo que queremos que sean nuestras señas de identidad y que van a condicionar nuestras prácticas y nuestro quehacer diario.

En esta entrada hablo de tres aspectos sencillos que pueden ayudar a los centros a ser inclusivos.

En primer lugar me refiero a los apoyos.  La RAE define apoyo como:

Apoyo.  De apoyar.

1. m. Cosa que sirve para apoyar o apoyarse. 2. m. Protección, auxilio o favor. 3. m. Fundamento, confirmación o prueba de una opinión o doctrina.

En educación lo asociamos a ayuda; el apoyo será pues un sinónimo de ayuda, una ayuda que habla de relaciones naturales y de apoyo en las que las personas se ayudan y apoyan pero que también se refiere a las distintas fórmulas de cooperación dentro de la comunidad educativa, entre alumnos, profesores y familias, a las que me refería en la entrada anterior sobre culturas inclusivas, cuando hablaba de colaboración y de escuela abierta y participativa con la creación de redes de apoyo y aprendizaje compartido.

En el Decreto 135/2014, de 29 de julio, por el que se regulan las condiciones para el éxito escolar y la excelencia de todos los alumnos de la Comunidad Autónoma de Aragón desde un enfoque inclusivo se define apoyo educativo como  todas aquellas actuaciones, recursos, estrategias que aumentan la capacidad de los centros escolares para promover el desarrollo, el aprendizaje, los intereses y el bienestar de todo su alumnado; se habla, por lo tanto, de un apoyo inclusivo, de un apoyo dirigido a la totalidad del alumnado, al centro en general. Insiste además en que las actuaciones de apoyo especializados se proporcionen preferentemente en el aula ordinaria; de esta forma estaríamos hablando de eliminación de las barreras para el aprendizaje y la participación del alumnado.

Concretando este punto, debemos dejar de identificar el profesorado de apoyo sólo como profesorado del alumnado con necesidades educativas especiales, como ocurre en la actualidad, y tener una visión más amplia del concepto, ofreciendo apoyos a la totalidad del alumnado y promoviendo en el centro y en las aulas distintas fórmulas de cooperación.

El segundo aspecto que diferencia un centro innovador e inclusivo de uno tradicional, es el liderazgo. Se habla muy poco de ello en la carrera y existe también poca formación al respecto, además se asocia habitualmente con el Equipo Directivo, pero no necesariamente debe ser así. Un liderazgo autocrático y jerarquizado podemos hacerlo desde las aulas, así que de nuevo está en nuestras manos cambiar este liderazgo hacia un enfoque colaborativo, dialogante, en el que se marcan metan comunes, se escucha con empatía y comprensión, se piensa y se comunica con claridad y precisión… por medio de actuaciones que permitan dan voz y visibilidad a todo el alumnado.

Si hablamos de un liderazgo compartido en el centro, hablamos de permitir que todos y cada uno de los miembros de la comunidad educativa puedan asumir en un momento determinado un proyecto común. Peter Senge en 1999, acuña el término ‘ecología de liderazgo’ para referirse al trabajo en colaboración que persigue un objetivo común; habla también de comunidades de liderazgo, de colíderes. Si reflexionamos sobre ello, ¿a qué me estoy refiriendo cuando hablo de liderazgo compartido? Me refiero a COLABORAR, a trabajar en equipo, COLABORACIÓN con mayúsculas; no se trata de fomentar el trabajo individual, sino en equipo, aprendiendo de los demás y destacando los talentos con actuaciones que nos lleven a ello y sobre todo con la búsqueda de espacios y tiempos.

Y aquí enlazamos con el tercer recurso que puede ayudar a los centros para ser inclusivos, y es precisamente el uso pedagógico de espacios y tiempos, tema ya defendido por Giner de los Ríos en la Institución Libre de la Enseñanza, donde ya en 1876 hablaban de arquitectura escolar como una de las premisas clave para la educación; pero no es hasta la mitad del siglo XX, con Loris Magalozzi, cuando se retoma este aspecto: él se refiere al uso pedagógico del espacio como “El espacio, el tercer maestro”.

La arquitectura de los centros educativos en la actualidad nada tiene que ver con la que dominaba en las tres últimas décadas del siglo XX. Ahora se diseñan y se comienzan a construir centros diferentes, más amplios, con espacios diáfanos que permiten reorganizar aulas y reagrupar al alumnado, con grandes ventanales para que la luz entre a raudales, con mobiliario más colorido y atractivo…

Seguro que os preguntáis, eso está muy bien, pero yo ¿qué puedo hacer en mi centro educativo?  La cuestión es muy sencilla, podemos dar un USO PEDAGÓGICO a espacios que ahora no lo tienen, transformado en ocasiones el uso que se le venía dando. Si, por ejemplo, dinamizamos el recreo con una gestión diferente y dinámica, el uso ha cambiado, ahora tiene objetivos pedagógicos; muchos centros están trabajando en esta línea con muy buenos resultados en la mejora de la convivencia. Podemos también abrir las aulas al exterior, con aprendizaje fuera de las cuatro paredes; hay centros con huerto escolar que permite, entre otros aspectos, contextualizar muchos aprendizajes; podemos juntar clases con actividades que promuevan este agrupamiento por medio de la realización de talleres, proyectos… Si en el centro es posible, podemos cambiar también el uso habitual de otros espacios: una biblioteca que sirva para trabajar con proyectos, un amplio pasillo que sirva para trabajar en equipo o un aula de usos múltiples que sirva para realizar un debate o una obra de teatro.

Y, por supuesto, y para concluir, no olvidemos el tema de la accesibilidad, no sólo física, sino también la accesibilidad cognitiva en los centros educativos como un camino hacia la educación inclusiva, que es nuestro objetivo.  Un centro que elimina todo tipo de barreras, es un centro inclusivo, es un centro con una concepción humanista de la educación, abierto y participativo, que defiende el liderazgo compartido que implica colaborar y que todo él tiene un uso pedagógico.

Porque una educación inclusiva ES POSIBLE y está en nuestras manos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s